club promesas

QUEREMOS DEPORTISTAS HUERFANOS

Padres de familia, de extras a actores de reparto

En épocas pasadas, la cuestión de los padres de los deportistas jóvenes apenas existía. El deporte no tenía la misma dimensión que ahora ni en lo profesional ni en lo participativo, y salvo excepciones, despertaba mucho menos interés. Además, las familias eran más numerosas, y los padres no podían dedicarse tanto a la individualidad de cada uno de sus hijos, por lo que se involucraban lo justo. También se percibía una mayor seguridad en las calles y los transportes públicos, y muchos chicos se desplazaban solos. Extraña era la presencia de padres en los entrenamientos, y la mayoría tampoco acudía a las competiciones. Y en casa se hablaba poco del deporte de los hijos. Una actividad más. Punto.

Sin embargo, aunque algunos se nieguen a aceptarlo, los tiempos han cambiado, y el interés y la participación de los padres han crecido significativamente. Sus motivaciones son variadas. Muchos consideran el deporte como una actividad beneficiosa para el desarrollo corporal, la salud, la educación, las relaciones sociales y el tiempo de ocio: algo ineludible en el repertorio de actividades extraescolares. Otros lo quieren ver como la antesala del deporte de élite, de llegar a lo más alto, de una posible profesión futura. Y algunos lo viven en primera persona, como si fueran ellos los protagonistas. En cualquier caso, los padres se exponen a las emociones intensas que de por sí estimula el deporte; más aún, al ser su propio hijo quien está en la arena.

Es evidente que no pueden ser espectadores indiferentes, y eso ocasiona que algunas veces pierdan el control y no actúen de la mejor manera. ¿Culpables? Decía un conocido directivo, y muchos otros lo piensan, que lo mejor es tener deportistas huérfanos, sin padres que se entrometan. Pero hoy en día, los padres quieren estar involucrados, y guste o no, lo están. La cuestión es si su influencia suma o resta. ¿Deportistas huérfanos, o padres preparados?

Los padres son imprescindibles en numerosos casos. No solo es necesaria su autorización para que los menores de edad practiquen deporte, sino que habitualmente, salvo en los clubes y organizaciones más poderosos, tienen que poner dinero: cuotas mensuales, sueldos de entrenadores, material deportivo, gastos de desplazamientos, etc. Asimismo, es frecuente que tengan que llevar y recoger a los chicos a los entrenamientos y las competiciones, a veces viajar con ellos y, en algunos casos, colaborar en tareas organizativas.

También deben ocuparse de los muchachos cuando están lesionados y hay que buscar un médico o un fisioterapeuta y llevarlos a los tratamientos. Todo este trajín supone renunciar a proyectos propios y adaptar el plan personal y familiar a la actividad deportiva de los hijos.

Sin la generosa aportación de los padres, la gran mayoría de los jóvenes no harían deporte. ¿Son meros espectadores?

De manera paralela al esfuerzo que hacen, es lógico que los padres asuman una mayor responsabilidad. Si se esfuerzan tanto es porque consideran que el deporte es importante, y por eso se interesan por la actividad deportiva de sus hijos, observan lo que sucede, aprenden, desarrollan un criterio propio y opinan. El deporte afecta al hijo, y muchos padres quieren asegurarse de que cumple su función. Por eso, unido a lo atractivo y estimulante que es el deporte, se trata de un tema de interés común en la familia, de conversación en la mesa y en el coche, de preocupación y alegría compartidas. Una gran oportunidad de comunicación y empatía con el hijo. Se habla de las competiciones del chico y del deporte en general, y cuando por ejemplo el muchacho está triste tras un mal partido, sus padres saben por qué y le pueden comprender y animar. La trascendencia del deporte rebasa los límites del terreno de juego. Es un elemento relevante en la sinergia familiar.

Por tanto, los padres no son solo quienes proporcionan la logística, sino que están involucrados en el día a día de sus hijos y su influencia es enorme: quieren saber qué sucede, cómo lo hace el chico, si avanza por el buen camino, cómo puede mejorar y superar los malos momentos, si ellos pueden hacer algo para ayudar… y sus comentarios y comportamientos no pasan desapercibidos. Además, deben tomar decisiones, algunas muy trascendentes. ¿Está nuestra hija en el lugar adecuado? ¿Debería cambiar de equipo, de grupo de entrenamiento? ¿Debemos dejar al chico de catorce años que vaya a vivir a otra ciudad? ¿Qué hacemos cuando nuestro hijo no quiere ir a entrenar?  ¿Y cuando la niña sale desanimada de los entrenamientos? (¿Seguimos pensando que pueden ser meros espectadores?).

En mayor o menor medida, según cada caso, existen preocupaciones y decisiones de los padres respecto al deporte de sus hijos. ¿Es lógico que se interesen por ellos? ¿O deberían tomarse la actividad deportiva como si solo fueran los que patrocinan y transportan a los chicos? ¿¿¿Algunos entrenadores y directivos que se quejan a menudo de los padres piensan que estos deberían actuar como si se tratara de chicos que no son sus hijos (???). Con mucha distancia. Como si no estuvieran en su derecho de interesarse e involucrarse en lo que sus hijos hacen. “Queremos deportistas huérfanos”.  Es lo más cómodo para quienes no aceptan que los tiempos han cambiado y, muy probablemente, carecen de habilidades para interactuar con los padres. Quieren un cheque en banco. “Prohibida la entrada a perros y padres”. (me cuentan que así lo expresó un conocido entrenador de tenis).  ¿Y cuando los padres observan, por ejemplo, que el entrenador suele llegar tarde, se limita a cumplir de cualquier manera, no enseña, no estimula, insulta o minimiza a los chicos a su capricho? ¿Deben quedarse callados y permitirlo? ¿Son padres conflictivos quienes con educación reclaman respeto, piden que el club y el entrenador se esfuercen y exigen que los técnicos deportivos actúen con la responsabilidad formativa que su trabajo requiere?

La realidad hoy, se quiera o no, se acepte o se ignore, es que muchos padres quieren participar y lo hacen. Le dan importancia al deporte y asumen su participación como una función más de su responsabilidad de padres. Y por supuesto, para bien o para mal, influyen en sus hijos. ¿Es su actuación la adecuada? Aquí es donde muchos padres no aciertan y, en algunos casos, cometen errores graves interfiriendo en las labores del entrenador, presionando a los chicos, comportándose mal, etc. Pero… ¿Cómo se preparan los padres para gestionar el deporte de sus hijos? ¿Qué referentes tienen? ¿Quién les informa y les asesora? ¿Reciben algún tipo de ayuda, de orientación, de entrenamiento? ¿O se buscan la vida como pueden? Normalmente, esto último. Si encima añadimos su habitual falta de habilidad para controlar la motivación y las emociones intensas que provoca el deporte, no es extraño que haya padres que, obsesionados, nerviosos y desinformados, actúen como en los malos ejemplos que todos conocemos. ¿Los damos por imposibles, o los ayudamos? ¿Seguimos quejándonos, o los aceptamos como miembros del equipo y los entrenamos?

Arrinconar a los padres, ignorarlos, pensar que se soluciona el “problema” prohibiéndoles el paso o evitándolos, es algo tan ridículo como querer creer que el sol no ha salido porque te has puesto unas gafas oscuras. Un autoengaño para no salir de la zona de confort y eludir el esfuerzo de desarrollar habilidades y programas que favorezcan la participación de los padres. ¿Estamos preparados para este gran reto, o perdemos el partido antes de jugarlo? ¿Deportistas huérfanos o padres preparados?

Articulo tomado del blog de “Chema Buceta”

https://chemabuceta.blogspot.com/

Psicólogo deportivo y especialista

Pedro Vásquez

Director Deportivo

Club Promesas de Antioquia.

0 0 votos
Article Rating
Subscribete
Notificar
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0 0 votos
Article Rating
Subscribete
Notificar
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Me encantaría conocer tu opinión, por favor comenta.x
()
x